Un recurso para los padres sobre cómo regresar al aprendizaje presencial

Return to School Roadmap -- U.S. Department of Education

Un recurso para los padres sobre cómo regresar al aprendizaje presencial

Por todo Estados Unidos, los padres y las familias se están preparando para el regreso a la escuela a medida que nuestra nación se recupera de la pandemia COVID-19. Este verano, los estudiantes vuelven a relacionarse con sus compañeros y comunidades, y se preparan para regresar a las escuelas y aulas después de las dificultades del año pasado.

Gracias al mayor acceso a las vacunas COVID-19 para adultos y estudiantes de 12 años en adelante, las estrategias de prevención de virus científicamente probadas y los recursos federales críticos, incluidos los creados por el Plan de Rescate Estadounidense, las escuelas de todo el país pueden reabrir de manera segura para el aprendizaje presencial durante el curso académico 2021-2022. Como indica la guía de los CDC para la prevención de COVID-19 en las escuelas K-12, los estudiantes se benefician del aprendizaje en el aula. Al vacunar a más estudiantes e implementar estrategias de prevención, incluido el uso de mascarillas en los interiores de las escuelas K-12, podemos lograr que más estudiantes regresen a las aulas en todo el país.

Mientras se prepara para el regreso a la escuela de su hijo, hay algunos elementos básicos que ayudarán a preparar a su hijo para este año escolar y más allá:

¡Siga leyendo para obtener más información!

Vacune a sus hijos

La vacunación es actualmente la principal estrategia de salud pública para poner fin a la pandemia. Más de 180 millones de estadounidenses han recibido al menos una inyección y las personas completamente vacunadas por todo el país tienen protección contra COVID-19 y sus variantes.

Si su hijo tiene 12 años o más, puede recibir una vacuna COVID-19. Antes de que comience el año escolar asegúrese de vacunar completamente a los niños de su familia. Por lo general, toma 2 semanas después de la vacunación para que el cuerpo desarrolle protección (inmunidad) contra el virus que causa COVID-19. Puede obtener información sobre cómo vacunar completamente a su hijo antes de que comience la escuela llamando a su pediatra o en vacunas.gov. También puede consultar estos datos clave sobre las vacunas y una guía de CDC sobre las vacunas COVID-19 para niños y adolescentes.

Si ya ha sido vacunado, puede brindar información valiosa sobre el proceso y ayudar a su hijo con sus preguntas. (Por ejemplo, los niños pueden preguntar: “¿Duele la inyección?” o “¿Me sentiré mal después?”). También puede ser una gran fuente de información para toda su familia. CDC ofrece una guía para ayudarlo a hablar con familiares y amigos sobre las vacunas COVID-19.

Para encontrar en su idioma un centro de vacunación cerca de usted, busque en vacunas.gov, envíe un texto con su código postal al 438829 o llame al 1-800-232-0233.

Hable con su escuela sobre los protocolos de salud y seguridad

Hable con el director, los maestros y demás personal de la escuela de su hijo, para recibir información útil sobre las medidas que la escuela ha implementado para garantizar la salud y la seguridad de los estudiantes, los educadores y demás empleados. Estas conversaciones pueden ayudarlo a usted y a su hijo a planificar mejor el próximo año escolar y comprender las precauciones que se han establecido.

Para el regreso al aula, los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en los interiores de la escuela para todos los maestros, el personal, los estudiantes y los visitantes de las escuelas K-12, independientemente del estado de vacunación. Las escuelas también deben utilizar múltiples estrategias para prevenir la propagación de COVID-19 tomando en cuenta las tasas locales de transmisión y vacunación. Afortunadamente, sabemos lo que está funcionando y todas las escuelas pueden tomar medidas, planificar e implementar estrategias comprobadas por ciencia para garantizar que los estudiantes sigan en las aulas de manera segura. Porque sabemos que los estudiantes aprenden mejor en el aula.

A continuación, se muestran múltiples estrategias para garantizar la salud y la seguridad. Visite el sitio webde los CDC para obtener más información sobre las nueve estrategias.

  • Uso de mascarillas

    • CDC recomienda que todos los estudiantes, educadores, personal y visitantes usen mascarillas en el interior de las escuelas K-12. Cuando los maestros, el personal y los estudiantes usan una mascarilla de manera constante y correcta, protegen a los demás y a sí mismos.
  • Distanciamiento físico

    • CDC recomienda que las escuelas mantengan al menos tres pies de distancia física entre los estudiantes dentro de las aulas, combinada con el uso de mascarillas en interiores para reducir el riesgo de transmisión. Cuando no es posible mantener una distancia física de al menos 3 pies, como cuando las escuelas no pueden reabrir por completo manteniendo estas distancias, es importante aplicar varias estrategias de prevención. CDC ha subrayado la importancia de que los estudiantes regresen a las aulas para allí apoyar el desarrollo social, emocional y académico de los estudiantes, y mejorar su futuro.
  • Buen lavado de manos y etiqueta respiratoria

    • Dígale a su hijo a que se lave frecuentemente las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos en la escuela y en casa. Cuando no sea posible lavarse las manos, dígale que use desinfectante de manos que contenga al menos un 60% de alcohol (y considere incluir desinfectante de manos en la mochila del estudiante). Consulte estos consejos para hacer del lavado de manos una actividad familiar divertida para reforzar la práctica en casa.
    • Cubrirse la boca al toser y estornudar con un pañuelo de papel o con la parte interna del codo puede ayudar a evitar que los estudiantes, los educadores y el personal contraigan y propaguen COVID-19, así como otras enfermedades infecciosas.
  • Quedarse en casa cuando está enfermo y hacerse la prueba

    • Como miembros de la comunidad de su escuela, ustedes tienen un papel fundamental en la seguridad de su hijo, sus amigos y sus educadores. Si su hijo muestra symptoms de COVID-19 u otras enfermedades infecciosas, es esencial mantenerlo en casa y asegurarse de que se haga la prueba del virus.
    • Las pruebas de detección son una forma importante de identificar a los niños y adultos infectados con COVID-19, aislar casos, e identificar grupos donde el virus puede estar propagándose. Incluso las personas completamente vacunadas que estuvieron en contacto cercano con alguien que tiene COVID-19 deben hacerse la prueba de 3 a 5 días después del contacto.
    • También debe contactar a la escuela sobre las opciones de aprendizaje a distancia durante ausencias periódicas o ausencias prolongadas relacionadas con COVID-19.

Si su hijo aún no puede recibir la vacuna, dígale cómo mantenerse seguro en la escuela

Si su hijo tiene menos de 12 años o aún no ha podido vacunarse por completo contra COVID-19, usted y su hijo pueden discutir cómo usar las mascarillas correctamente y mantener distanciamiento físico en la escuela. Si su hijo está inmunodeprimido, debe hablar con su médico sobre el uso de protección personal después de la vacunación.

Todas las personas en las escuelas K-12 deben usar mascarillas en el interior. El uso constante y correcto de la mascarilla por personas que no están completamente vacunadas es muy importante en interiores y en lugares aglomerados donde no se puede mantener el distanciamiento físico.

Cuando los niños (de 2 años en adelante) usan una mascarilla de manera constante y correcta, protegen a los demás y a sí mismos. Consulte este recurso de los CDC para obtener consejos sobre cómo usar mascarillas correctamente, y practique esos consejos con su hijo.

Procure transporte seguro para ir y venir de la escuela

Las necesidades de transporte de cada familia son diferentes, pero es igualmente importante que el transporte escolar de los niños sea saludable y seguro, ya sea transporte público, autobuses escolares, viajes compartidos o caminando. Cualquiera que sea el medio de transporte que esté usando en el otoño, hable con su hijo sobre los protocolos de salud y seguridad que debe usar para ir y venir de escuela. Por ejemplo, según CDC, el uso de mascarillas en los autobuses escolares es obligatorio y se recomienda que todos los estudiantes, maestros, demás empleados y visitantes usen mascarillas en el interior de las escuelas K-12. Asegúrese de que su hijo conozca las normas sobre el uso de mascarillas y otras estrategias de mitigación para mantenerse a sí mismo y a quienes lo rodean sanos y seguros. Otros temas que repasar son cómo y cuándo lavarse las manos y la desinfección después de tomar transporte público, o hablar con otros padres, familias y sus hijos sobre cómo mantener la distancia en los viajes compartidos si es posible.

Hable con los maestros sobre las necesidades de su hijo

Los últimos 18 meses han sido difíciles para los estudiantes, las familias, los educadores y las comunidades, que pueden resultar en emociones y experiencias nuevas o diferentes en el regreso a la escuela. La pérdida de seres queridos, la responsabilidad de cuidar a los hermanos menores o enfermos en la familia, adaptarse al aprendizaje en línea o híbrido, la falta de contacto personal con compañeros y educadores en las aulas y escuelas, pueden cambiar las necesidades académicas, conductuales o de salud mental de su hijo.

Es importante destacar que el Plan de Rescate Estadounidense proporciona recursos para que las escuelas garanticen que todos los estudiantes, en particular aquellos en comunidades afectadas de manera desproporcionada por la pandemia, tengan acceso a consejeros y servicios de salud mental para abordar los traumas que han enfrentado, para que tengan éxito académico.

Cuando los niños regresen a la escuela, es fundamental que tengan el apoyo social, emocional, físico, académico y de salud mental que necesitan. Hable con los maestros y consejeros de su hijo al principio del año escolar sobre las necesidades particulares de su hijo en estas áreas.

Por ejemplo, si su hijo tiene un Programa Educativo Individualizado (IEP) o un Plan 504 o recibe otros apoyos para el aprendizaje, la salud mental o la conducta, asegúrese de hablar con el maestro de su hijo para ver que continuará recibiendo los servicios adecuados en el próximo año escolar. Consulte con el equipo del IEP y solicite una reunión para discutir los cambios, si es necesario, en el IEP de su hijo. Si cree que su hijo tiene nuevas necesidades que deben abordarse, compártalas con el maestro para que usted y el equipo del IEP puedan actualizar el IEP para que su hijo tenga éxito en la escuela.

Durante la pandemia, usted ha estado más involucrado que nunca en la educación diaria de su hijo. Haya aprendido mucho sobre cómo apoyar el aprendizaje de su hijo. Hable con los maestros sobre las cosas que dieron resultado y cómo continuar esas prácticas en el aula.

Busque apoyo

El cuidado infantil es fundamental para muchas familias, ya que ayuda a los padres a volver al trabajo y refuerza la seguridad económica del hogar. El Crédito Tributario por Hijos en el Plan de Rescate Estadounidense proporciona el Crédito Tributario por Hijos más grande en la historia y una ayuda sin precedentes para la mayoría de las familias trabajadoras. A partir de este mes, la mayoría de las familias reciben automáticamente pagos mensuales de $250 o $ 300 por niño.

Si no ganó lo suficiente para tener que declarar impuestos en 2020 o 2019, no es demasiado tarde para recibir los pagos del Crédito Tributario por Hijos; solo visite childtaxcredit.gov para inscribirse. Estos pagos no cuentan como ingresos para ninguna familia. Por lo tanto, registrarse no afectará sus beneficios federales como SNAP y WIC.


El Plan de Rescate Estadounidense incluye $122 mil millones mediante el Fondo de Ayuda Urgente para Escuelas Primarias y Secundarias para ayudar a las escuelas a prevenir la transmisión de COVID-19 y recuperarse de sus efectos. Con la ayuda de estos fondos federales vitales, los estados y distritos están tomando medidas para mantener a salvo los estudiantes y ayudar a los padres y las familias a sentirse aún más confiados de que sus hijos estarán seguros en la escuela. Entre otras cosas, los estados y distritos escolares pueden usar estos fondos para:

  • Invertir en recursos para implementar la orientación y las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para mantener seguros a los estudiantes, educadores y demás personal escolar; mejorar la ventilación de interiores; comprar equipos de protección individual (PPE); y obtener espacio adicional, por ejemplo:
  • Contratar personal escolar adicional, incluido enfermeras y conserjes, para ayudar a mantener las escuelas limpias, saludables y seguras;
  • Establecer protocolos de distanciamiento físico y seguridad en los autobuses escolares; y
  • Implementar estrategias para satisfacer las necesidades sociales, emocionales, académicas y de salud mental de los estudiantes, especialmente aquellos que se han visto más afectados por la pandemia, incluso mediante programas comprobados y conectando a los estudiantes con servicios integrales y otros apoyos.

Los dirigentes escolares, educadores y el personal de las escuelas por todo el país se preparan para recibir a los estudiantes a las aulas en el otoño. Para muchos niños, la comunidad escolar puede sentirse como una extensión de la familia. Con los consejos, herramientas y recursos descritos aquí, esperamos que usted y su hijo estén aún mejor preparados para un nuevo año escolar exitoso.

Connect

 
Facebook
Twitter
Instagram
YouTube
GovDelivery